Gerundio

Una de las tres formas no personales del verbo o verboides.

¿Qué es el gerundio?

El gerundio es una de las tres formas no personales del verbo o verboides. Se lo distingue porque se le agrega a la raíz del verbo las terminaciones -ando, -iendo. Los gerundios pueden funcionar en construcciones como verbo y como adverbio. Le agregan a la oración un significado temporal durativo que expresa simultaneidad y anterioridad, pero no posterioridad.

El gerundio, como todos los verboides, al no tener morfemas de persona y de tiempo, no plantea una concordancia con un sujeto ni tampoco enuncia una referencia de tiempo concreta (pasado, presente o futuro), pero sí aporta una idea temporal. Es decir, no presenta tiempo ni persona como sí lo hacen los verbos conjugados.

Los verboides son las formas no personales o no conjugadas de los verbos (también se dicen nominales o no flexivas). Se obtienen añadiendo distintas terminaciones a las raíces de los verbos. Se pueden utilizar con los verbos conjugados para formar perífrasis o frases verbales. Existen tres tipos de verboides: los infinitivos (saltar, coser, vestir), los gerundios (saltando, cosiendo, vistiendo) y los participios (saltado, cosido, vestido).

Usos del gerundio

Los usos del gerundio son:

  • Expresar una acción o suceso que sucedió en el mismo momento que la del verbo núcleo de la oración. Por ejemplo: Abrió la carta, pensando que eran buenas noticias.
  • Enunciar acciones anteriores al verbo núcleo de la oración. Por ejemplo: Entrenando todas las mañanas, habríamos ganado la carrera.
  • Incorporado en excepciones se permite el gerundio como adjetivo si la subordinada con que le cambia el sentido deseado. Por ejemplo: Agua hirviendo. La oración con subordinada Agua que hierve, no tiene el mismo significado que con gerundio.

En los casos que no son excepciones son incorrectos los usos del gerundio como adjetivo. Por ejemplo: Los niños comiendo manzanas. La oración correcta es: Los niños que comen manzanas.

Tipos de gerundios

Los gerundios tienen dos tipos que dependen de si tiene o no un sujeto propio: el gerundio conjunto y el gerundio absoluto.

El gerundio conjunto tiene el mismo sujeto que el verbo en la forma personal. Se escribe en la oración separado con comas, puede estar colocado antes o intercalado entre el sujeto y el verbo principal. Si bien el uso de la coma es el recomendado siempre, en algunas ocasiones, cuando el gerundio está al final, es posible prescindir de la coma. Por ejemplo:

  • Leyendo tantas novelas, Don Quijote enloqueció.
  • Don Quijote, leyendo tantas novelas, enloqueció.

El gerundio absoluto o no concertado es el que tiene un sujeto propio, diferente al sujeto de la oración principal y ni coincide con el complemento directo. Este tipo se separa con comas del resto de la oración. Por ejemplo:

  • Durmiendo el niño, la mamá también descansa.
  • La mamá, durmiendo el niño, también descansa.

Los gerundios también pueden encontrarse en perífrasis, es decir construcciones verbales que brindan la idea de una acción que se está realizando en ese momento. Están compuestas por un verbo auxiliar, que aporta la información gramatical ( tiempo, modo, persona y número) y el gerundio. Por ejemplo:

  • Los chicos siguen jugando en la plaza.
  • Afuera está lloviendo mucho.

Ejemplos de gerundios

Algunos ejemplos de gerundios pueden ser:

Aclarando Alejando Amando Andando
Atardeciendo Besando Buscando Calentando
Cantando Cocinando Contando Componiendo
Contrayendo Corrigiendo Despertando Diluyendo
Entendiendo Escribiendo Escuchando Esperando
Estacionando Estudiando Extrañando Frenando
Filmando Formando Lavando Leyendo
Limpiando Luchando Manejando Muriendo
Nadando Pintando Preguntando Proveyendo
Redactando Remarcando Respondiendo Riendo
Rogando Saltando Silbando Subiendo
Soñando Trayendo Teniendo Uniendo
Viajando Volando Volviendo Yendo

Oraciones con gerundios

Ejemplos de oraciones con gerundio en perífrasis:

  • Mi hermano está estudiando desde hace un mes.
  • Siguen esperando que mejore el enfermo.
  • Llevan caminando horas.
  • Está sufriendo pesadillas todas las noches.
  • Marisa está pensando en mudarse.
  • Sigue nevando más de lo habitual.
  • Después de ganar el premio todo fue mejorando para nosotros.
  • El perro estuvo llorando para salir a pasear.
  • José anda buscando un nuevo trabajo.
  • Algunas cosas deberían cambiar, aunque estén funcionando bien.
Bibliografía:
  • Álvarez, D.; Chauvin, S.; Fernández, D. Giménez Zapiola, M.D.; (Eds.). Lengua y Literatura III. Prácticas del lenguaje. Editorial Santillana. 2013.
  • Arturi, M.; Giorgio, A. (Eds.). Lengua y literatura 2. Prácticas del lenguaje. Llaves. Editorial Mandioca. 2019.
  • Brito Barrote, M. (Ed.). Lengua y Literatura II. Convergente. Editorial Edelvives. 2018.
Citar artículo:
Editorial Grudemi (2022). Gerundio. Recuperado de Enciclopedia de Lengua y Literatura (https://enciclopediadelenguayliteratura.com/gerundio/). Última actualización: septiembre 2022.
¡Enlace copiado a portapapeles! :)