Fábula

Narraciones protagonizadas por animales que hablan y actúan como seres humanos.

¿Qué es una fábula?

Las fábulas son narraciones protagonizadas por animales que hablan y actúan como seres humanos. Animales como el zorro, el león o el ciervo, se los asocia a defectos o virtudes de las personas.

Son relatos didácticos, es decir que intentan transmitir enseñanzas sobre la forma de vivir en la sociedad. La reflexión queda evidenciada en la moraleja, que es la valoración o pensamiento con fines pedagógicos y suele escribirse como versos rimados al final de la historia.

Las fábulas reflejan los valores morales más importantes para la sociedad que las transmite, por ejemplo, la honestidad, la valentía, decir la verdad, etc. Tienen una estructura sencilla pensada, en general, para captar la atención de los niños.

Se llamó fábulas también a algunas historias de carácter mitológico.

Origen de la fábula

La palabra fábula tiene su origen en el latín fabŭla, del que también proviene la palabra "habla". En la antigüedad las fábulas eran narraciones que se transmitían de manera oral. Los primeros textos conocidos pertenecen a Los trabajos y los días del poeta griego Hesíodo (siglo VIII a. C.) y las atribuidas a Esopo (siglo V a. C.).

En el siglo I d.C. Fedro creó cinco libros de fábulas escritas en verso, algunas inspiradas en temas de Esopo. Utilizó la fábula como medio de crítica a personajes y costumbres de su época.

Uno de los más famosos escritores de fábula es Jean de La Fontaine (1621-1695), aunque no toda su obra estaba pensada para un público infantil.

Características de la fábula

Las características principales de la fábula son:

  • Su extensión breve.
  • Se centran en un solo episodio.
  • El narrador está en tercera persona.
  • Tienen pocos personajes.
  • Los personajes son siempre animales.
  • El tiempo es impreciso, no se relaciona con un momento histórico.
  • Los animales más comunes son: el zorro, el león, la tortuga, la liebre, el oso, el sapo, el cuervo, el ciervo, etc.
  • La moraleja está al final, en general en forma de verso.
  • Tienen una cronología lineal.

Estructura de la fábula

La fábula, del mismo modo que el cuento, tiene una estructura secuenciada en tres grandes núcleos narrativos. Presentan una situación inicial, un conflicto y una resolución final.

En algunas fábulas la situación inicial ya presenta el conflicto, y la resolución trae como consecuencia la opción tomada por los personajes. Finalmente se realiza la valoración de las decisiones o acciones tomadas que derivan en la moraleja.

Tipos de fábula

Existen muchos tipos de relatos didácticos, de estructura y temas similares a la fábula, por ejemplo, el apólogo, el ejemplo, las consejas o cuentos cautelares y las parábolas. Si bien son semejantes ya que buscan dejar una enseñanza, no tienen las características específicas de la fábula: animales que caracterizan actitudes humanas.

Por la estructura del relato, es posible diferenciar tres tipos de fábulas:

  • Fábula de situación: el personaje se encuentra frente a un dilema que debe resolver solo, y otros personajes, incluso el lector, observan y sancionan sin participar.
  • Fábula agonal: es un tipo de fábula clásica, que presenta tres momentos fundamentales:
    • La situación inicial donde hay un enfrentamiento entre dos personajes.
    • El agón o evaluación donde intervienen los personajes y expresan su posición.
    • Conclusión, puede tener lamentación o ser sarcástica.
  • Fábula etiológica: es una de las fábulas clásicas. Son narraciones muy breves, y se caracterizan por comenzar o finalizar con una moraleja. A diferencia de las fábulas nombradas, no dejan una enseñanza, ni marcan una conducta, sino que brindan una explicación.

Ejemplos de fábula

Algunos ejemplos de fábulas con moraleja finales pueden ser los siguientes.

El lobo y la cabra

Un lobo hambriento encontró a una cabra que pastaba a la orilla de un precipicio. Le dijo entonces, queriendo parecer su amigo:

- Hola, Cabra. Sería mejor que bajes porque es peligroso allá arriba y te puedes caer. Además, en este prado donde estoy, el pasto está verde y más crecido.

La cabra, descubriendo el engaño, respondió:

- Lobo, sé que no te preocupas por mi bien, ni me invitas a comer a mí, sino a ti mismo, siendo yo tu cena.

Moraleja:

Conoce siempre a los malvados,

para que no te atrapen con sus engaños.

El cuervo enfermo (Esopo)

Un cuervo que se encontraba muy enfermo dijo a su madre:

- Madre, ruega a los dioses por mí y ya no llores más.

- ¿Y cuál de todos, hijo mío, tendrá piedad de ti? ¿Quedará alguno a quien aún no le hayas robado la carne?

Moraleja:

No te llenes innecesariamente de enemigos, pues en momentos de necesidad

no encontrarás un solo amigo.

El ratón y la rana

Un ratón se hizo amigo de una rana, para desgracia suya. La rana, obedeciendo a desviadas intenciones de burla, ató la pata del ratón a su propia pata. Marcharon entonces primero por tierra para comer trigo, luego se acercaron a la orilla del pantano.

La rana, dando un salto arrastró hasta el fondo al ratón, mientras que retozaba en el agua lanzando sus conocidos gritos. El desdichado ratón, hinchado de agua, se ahogó, quedando a flote atado a la pata de la rana.

Los vio un ave de rapiña que por ahí volaba y apresó al ratón con sus garras, arrastrando con él a la rana encadenada, quien también sirvió de cena al ave.

Moraleja:

Toda acción que se hace con intenciones de maldad, siempre termina en contra del mismo que la comete.

Bibliografía:
  • Brito Barrote, M. (Ed.). Lengua y Literatura II. Convergente. Editorial Edelvives. 2018.
  • Castaño, G. y Chauvin, S. (Eds.). Lengua y literatura 2. Prácticas del lenguaje. Editorial Edelvives. 2014.
Citar artículo:
Editorial Grudemi (2022). Fábula. Recuperado de Enciclopedia de Lengua y Literatura (https://enciclopediadelenguayliteratura.com/fabula/). Última actualización: agosto 2022.
¡Enlace copiado a portapapeles! :)