Adverbios

Clase de palabra que aporta información de las circunstancias, la intensidad y el grado de posibilidad de un suceso.

¿Qué son los adverbios?

Los adverbios son una clase de palabra que aporta información de las circunstancias, la intensidad y el grado de posibilidad de un suceso. Por ejemplo: allá, detrás, mejor, lento, seguro, tampoco, no, etc.

Se caracterizan por pertenecer a la categoría de palabras invariables. Esto quiere decir que no pueden cambiar morfológicamente en género y en número como los sustantivos, ni en tiempo, modo, persona o aspecto como los verbos. Sí es posible que algunos sufran derivaciones como diminutivo (poquito) o superlativo (tempranísimo).

El origen de la palabra adverbio proviene del latín adverbium, que está formada por el prefijo ad- (hacia o junto), la base verbum (palabra o verbo), y el sufijo -ium.

Características de los adverbios

Los adverbios expresan información muy variada en la oración. Estas son algunas características principales:

  • Son palabras invariables, no aportan información gramatical a nivel morfológico. Por ejemplo: Muy buena / muy.
  • Se dividen en dos grandes grupos:
    • Los simples que no agregan afijos a su base.
    • Los que necesitan más de un formante, como los terminados en –mente o los prepositivos. Estos últimos son poco frecuentes salvo en un grupo de lugar y tiempo. Por ejemplo: bien, cerca, luego (sin afijos) y rápidamente, interesantemente (con sufijo), atrás, detrás (prepositivos).
  • Pueden modificar o complementar el significado del verbo. Por ejemplo: caminó demasiado.
  • Pueden complementar al adjetivo. Por ejemplo: muy.
  • Pueden complementar aportándole gradación a otro adverbio. Por ejemplo: Muy tarde.
  • Expresan circunstancias en el nivel sintáctico. Pueden describir cómo, cuándo, dónde ocurre la acción, así como también si ocurre o no y su frecuencia.
  • En el análisis sintáctico el adverbio o las locuciones adverbiales funcionan como circunstanciales de tiempo, modo, lugar, negación, duda, etc. Por ejemplo:
    • El hombre viajó mucho esa tarde.
    • Las plantas murieron lentamente con la sequía.
    • Ella volvía siempre en verano.
  • Funcionan como el núcleo en el predicado no verbal adverbial. Por ejemplo: Ahí, un lugar increíble.

Tipos y ejemplos de adverbios

Entre los principales tipos y ejemplos de adverbios podemos encontrar: de lugar, tiempo, modo, cantidad, afirmación, negación, duda, interrogación y exclamación y relativos.

Adverbios de lugar

Son los adverbios que indican circunstancias especiales y lugar del verbo. Por ejemplo:

abajo adelante adentro acá
ahí allá allí alrededor
aquí arriba atrás cerca
debajo delante detrás dentro
donde encima enfrente lejos
  • Los libros estaban lejos.
  • El perro está arriba de la mesa.
  • Ubícate detrás de José.

Adverbios de tiempo

Estos adverbios expresan circunstancias relacionadas al tiempo en que ocurre la acción. Por ejemplo:

hoy ayer mañana tarde
temprano pronto ya nunca
ahora enseguida todavía aún
recién entonces mientras antes
después anoche luego
  • Todavía no llegó a destino.
  • Siempre viajamos sin organizarnos.
  • Aún no está lista la cena.

Adverbios de modo

Marcan características modales del verbo o matizan las del adjetivo. La mayoría de los terminados en –mente son adverbios de modo. Por ejemplo:

así bien claro despacio
ligero mal mejor rápido
regular peor apasionadamente elocuentemente
fácilmente hábilmente rápidamente sutilmente
  • Ese día me sentía mejor.
  • Efectivamente te estaban esperando.
  • El niño se está portando mal.

Adverbios de cantidad

Informan sobre modificaciones cuantitativas, agregan información sobre la cantidad o intensidad del verbo, adjetivo u otro adverbio. Por ejemplo:

apenas mucho poco algo
nada muy demasiado medio
mitad bastante más menos
casi tanto todo excesivamente
  • Trabajaron mucho en el campo.
  • Debería pensar bastante antes de hablar.
  • Mis abuelos me visitan mucho.

Adverbios de afirmación

Los adverbios de afirmación se usan para afirmar la acción del verbo o mantener una idea. Por ejemplo:

cierto bueno ciertamente
claro claramente seguramente efectivamente
acertadamente evidentemente naturalmente
  • Efectivamente iremos de vacaciones.
  • Seguramente lograrás tus sueños.
  • que podemos hacerlo.

Adverbios de negación

Se utilizan para negar la acción o suceso del verbo, contrapone la información. Por ejemplo:

no nunca tampoco jamás
nada ni siquiera ninguno ninguna
  • No pienso decirte.
  • Jamás conocí el museo.
  • Tampoco podemos ir para aquel lado.

Adverbios de duda

Los adverbios de duda expresan duda o incertidumbre en la oración. Por ejemplo:

quizá tal vez posiblemente eventualmente
aparentemente acaso igual seguramente
  • Ellos posiblemente renuncien.
  • Probablemente viajen este verano.
  • Quizá mañana haya menos gente.

Adverbios de interrogación y exclamación

Estos adverbios formulan oraciones de dudas, preguntas y exclamaciones. Por ejemplo:

dónde cómo cuándo qué
cuántos quiénes cuán
  • ¿Dónde estará Juan?
  • ¡Cómo extraño ese viaje!
  • ¿Qué le dijo Marta a María?

Adverbios relativos

Los adverbios relativos relacionan dos partes de una oración entre sí.

cuando donde como cuanto
  • La niña lloró cuando la mamá lo retó.
  • Era una fiesta donde no conocía a nadie.
  • En cuanto tenga noticias sobre él, te llamo.

Grados de los adverbios

Los adverbios pueden presentarse en diferentes grados que ofrecen información sobre el modo o intensidad en que sucede la acción del verbo. Existen dos tipos de grados:

  • Grado comparativo: se utiliza cuando se quiere comparar dos o más cosas con una mayor, menor o igual intensidad. Por ejemplo: Nuestro trabajo es tan bueno como el de ustedes. Juan viajó tan lejos como Marcos.
  • Grado superlativo: aporta valor absoluto, para construirlo se añaden los sufijos -ísimo/ -ísima o -érrimo/ -érrima. Por ejemplo: Ellos comieron muchísimo en la fiesta. Somos defensores acérrimos de la justicia. El grado superlativo también puede formarse añadiendo al adjetivo un adverbio de cantidad. Por ejemplo, "más": su hija es la más dulce.

Locuciones adverbiales

Las locuciones adverbiales son grupos de dos o más palabras que tienen en conjunto la función sintáctica de un adverbio. En el análisis funcionará como una unidad.

El significado de las locuciones se ha fijado en la estructura como un todo, aunque tenga varias palabras, por lo tanto, son expresiones cristalizadas. Al ser fijas no flexionan en género ni en número.

Las locuciones pueden ser de los mismos tipos que los adverbios simples: de tiempo (a primera hora, al instante), de lugar (a lo lejos, de cerca), cantidad (ni más ni menos, por poco), de modo (a ciegas, a pie), de afirmación (en efecto, en verdad), de negación (nunca jamás, no ya) y de duda (es posible, tal vez).

Pueden cumplir la función de marcadores discursivos, organizan la estructura de los textos. Se clasifican según la función que cumplen en el texto y se encierran entre comas. Algunas funciones y sus ejemplos son:

  • Iniciadores: para empezar.
  • Ordenadores: en primer lugar.
  • Distribuidoras: por un lado / por el otro.
  • Continuativas: en este sentido.
  • Digresivas: por cierto.
  • Finalizadoras: por último.
Bibliografía:
  • Arturi, M.; Giorgio, A. (Eds.). Lengua y literatura 2. Prácticas del lenguaje. Llaves. Editorial Mandioca. 2019.
  • Brito Barrote, M. (Ed.). Lengua y Literatura II. Convergente. Editorial Edelvives. 2018.
Citar artículo:
Editorial Grudemi (2021). Adverbios. Recuperado de Enciclopedia de Lengua y Literatura (https://enciclopediadelenguayliteratura.com/adverbios/). Última actualización: septiembre 2022.
¡Enlace copiado a portapapeles! :)